domingo, 9 de enero de 2011

Carta de un docente, que sólo quiere enseñar


Soy docente, amo mi trabajo y amo lo que hago al lado de este hermoso grupo, como es el MIJD.
Particularmente considero que la vida es una gran escuela. Que día a día aprendemos de cada experiencia que nos toca afrontar. Yo me considero una persona humilde, mi familia es un ejemplo. Son personas luchadoras, estoy feliz de tenerlas.
El MIJD para mi fue una gran experiencia. Llegué al Movimiento a partir de una gran necesidad y es una historia muy profunda y significativa para mí. Después de haberme recibido, con un título en manos, me sentí impotente al no poder ejercerlo. Me causó tristeza tenerlo en un cajón y me causó mucho dolor las tantas injusticias que suceden día a día, me sentía víctima de acomodos, por apellidos reconocidos, por dinero, ¡el esperar en una lista interminable!
Con la inauguración de la Universidad Popular del MIJD en Charata, sentí que esa era mi oportunidad de hacer lo que tanto quería: enseñar. Así fue que llegué a este lugar. Desde un principio las puertas se me abrieron, comencé a capacitar en Sociología Política. Mi felicidad fue tan grande, me sentía útil, mis sueños se hacían realidad. Pero no del todo. Tengo una familia, una nena, gastos que solventar.
Conocí en Charata a una mujer líder en todo sentido: Karina Cejas. Fue cuando por una razón de identificación me uní al Movimiento. Hoy en día, en casa de mi mamá, en el Barrio Ulm, funciona un centro ¡con más de 57 personas! Todo esto se logró con la gran fuerza de mujeres luchadoras que defienden sus derechos ante todas las injusticias que se hacen contra los débiles.
Hoy estoy con más convicción en lo que quiero, con esto que para mí es un propósito en vida: luchar por esas personas que por miedo, por temor, son víctimas de este fraudulento sistema capitalista. Para que nuestro futuro, el de nuestros hijos, sea mejor.
Por ese motivo es que estoy aquí, para poner nuestro granito de arena para tener una montaña mejor, donde la clase humilde tenga posibilidades de poder recibir una educación, una vida mejor en todos los sentidos.
Gracias por darme la posibilidad de expresar mis sentimientos de agradecimiento a todos ustedes, gracias por permitirme educar con el corazón.

Noelia Gutiérrez- Charata, Chaco

Lo mas leido

Recientes